El streaming: Cementerio de discográficas

Imagen
Esta foto no precisa de descripción alguna…

Históricamente, el modelo por el cual la música comenzó a considerarse un negocio, y por lo tanto un modelo de vida, se puede resumir en unas pocas lineas. Básicamente, consistía en que un individuo con ciertas dotes artísticas fuese de localidad en localidad, o de fiesta en fiesta, ofreciendo sus propias composiciones u otras ya conocidas por un determinado precio. Ese ha sido el negocio de la música desde el siglo VIII a.C., con una trayectoria histórica muy interesante, personajes como Píndaro, etc. y que ha permanecido idéntico hasta hace poco más de cuatrocientos años.

Sin embargo en las primeras décadas del siglo XVI, poco después de la llegada de la imprenta, se comenzaron a vender las primeras copias de partituras musicales. Ya en 1566, ante la popularización de este método, se promulgaron leyes al respecto y surgió la semilla del actual concepto de copyright, en el cual cada editor que quisiese publicar estas obras debía pagar a la Stationers’ Company de Londres cuatro peniques por canción. Poco a poco este modelo fue evolucionando, y lo que al principio no fue más que un sistema aplicado a los libros, paso a serlo también de la música, y los autores de las obras llegaban a vender los derechos de su obra a cambio de un precio fijo a su editor, independientemente de cuál fuese su éxito.

Seguir leyendo “El streaming: Cementerio de discográficas”