¿Sueñan los robots con ovejas eléctricas? “Her” y otros dilemas

Hoy quiero hablar de una película conocida por todos: Her, dirigida por Spike Jonze (Donde viven los monstruos, 2009) y protagonizada por Joaquin Phoenix. A lo largo de este post intentaré solamente reflexionar sobre la película en sí y lo que supone, intentando no realizar ningún spoiler que os destroce la trama. 😉
Joaquin-sexy

La crítica

Her se resume en que un hombre en proceso de separación (Joaquin Phoenix), adquiere un nuevo sistema operativo, el primero con verdadera inteligencia artificial (IA). Es un sistema operativo que permite interactuar con él como si de otra persona se tratase, con total naturalidad, y que por lo tanto facilita la comunicación hombre-máquina y todo es mucho más eficaz. Hasta ahí todo bien. Sin embargo, desde un primer momento se transmite al espectador lo mismo que está experimentando el protagonista, que el sistema operativo con voz de mujer no sólo te entiende, sino que además es gracioso, interactivo y tiene empatía. Al principio es extraño de imaginar pero rápidamente te olvidas de que es una máquina y lo consideras un humano, lo cual abre mil interrogantes según van trascendiendo distintos acontecimientos a lo largo de las dos horas y seis minutos de este metraje.

Un poco más allá de lo superficial, Her es un drama que relata los problemas de un hombre para retomar una vida en soledad tras una separación dolorosa, y cómo se aferra a un sistema informático que “parece” entenderle y consolarle. Personalmente, la película me ha transmitido mucho. La ambientación y fotografía me parecen realistas y acertados. No pecan de pretenciosos, generando un mundo futurista a nuestros ojos pero muy reconocible al mismo tiempo, con un estilo sencillo y minimalista que deja la puerta abierta a disfrutar de la verdadera esencia del film, el ser humano, su relación con los demás y su crecimiento constante.
140106093330-01-her-film-still-0106-story-top

El dilema

Pero vamos al tema. Antes voy a dejar claras unas cuantas cosas. Primero, intentaré no desvariar. Al nivel de desarrollo actual de los robots no es factible discutir los dilemas morales que se nos plantean en la película, sin embargo hagamos un esfuerzo imaginativo y pensemos que algún día se llegase a utilizar una tecnología similar. Los planteamientos a tratar serían profundos, moralmente cuestionables y de una complejidad abrumadora. Harían replantearse muchos de los cimientos básicos de la cultura de Occidente y desde luego se produciría una inestabilidad social considerable entre los que estuviesen a favor de una u otra visión del problema. Con ello digo, no se me ha ido la olla, pero mientras vi esta película me surgieron tantos interrogantes que no podía dejar de negar con la cabeza, y son los que paso a desarrollar a continuación.

Lo primero que uno se plantea es, ¿será posible crear algún día máquina semejantes, con conciencia, con empatía, con sentimientos? En Her el aspecto más destacado de estos robots es su empatía pues es lo que realmente enamora a Theodore. Desde el primer momento ya muestra un gran interés en él, leyendo y descubriendo cada aspecto de su vida. Pero ¿con la tecnología actual se podría desarrollar algo así? Evidentemente es difícil contestar a esta pregunta sin entrar en metafísica, pero a grosso modo ya existen proyectos donde se pretende alcanzar la semejanza a nivel físico o a nivel social y empático. Son proyectos lejanos y se podrían considerar “bastos” pero dejan claras dos cosas: primero, el interés de la comunidad científica de desarrollar estos proyectos y conocer su alcance; y segundo, se están realizando grandes avances cada año que demuestran que es factible avanzar en este sentido con resultados satisfactorios. Así pues, se busca una máquina-social, con empatía y sobre todo, conciencia.
joaquin-playa
Visto el primer punto, supongamos ahora que se llega a conseguir un robot pensante y social. ¿Cuál sería su función en la sociedad? Imagina un teléfono móvil con conciencia pacifista y cordial al que le pides que envíe un mensaje subido de tono a un subordinado. O bien le pides a un ordenador con moral religiosa que te abra una página web digamos…para adultos! Se negarían, lógicamente, con la consecuente decepción del usuario y desconexión del susodicho dispositivo. Un aparato inútil que no sirve para lo que se propone. Así, este tipo de máquinas tendrían otros usos más sociales se me ocurre, de asistencia a enfermos, gente con necesidades especiales, o personas en soledad.

Una vez supuesto que las máquinas inteligentes existen y que se utilizan con fines sociales, ¿cuál es su papel en la sociedad, cómo se integran? Este es el apartado más controvertido. En Her el sistema operativo, ¡puede crear cosas! Compone una canción, por ejemplo, que recomiendo que escuchéis en el vídeo más abajo. Si tenemos un dispositivo que crea canciones, es imaginativo, puede aprender, y es social… ¿con qué derecho podemos, por ejemplo, desconectarlo?¿Tendrían derechos estas máquinas “creativas”?¿podrían buscar trabajo?¿vivir de manera independiente? Porque en el caso de Her, se trata de un “ente” sin forma física, pero no sería difícil poner a un robot japonés, tan similar físicamente a nosotros mismos, un cerebro “social” y voila! ¿si hay gente que se casa con sus mascotas cómo no va a haber gente que se enamore de estos dispositivos?

Y por último el más temido de todos los interrogantes planteados. Si estas máquinas tienen conciencia, creatividad y por lo tanto hacen, fabrican, crean, sienten, aprenden… ¿en qué nos diferenciamos?¿en qué seríamos mejores?
Como veis, el tema es largo, complejo, y a un nivel muy superior al de esta discusión. No obstante, si os interesa el tema recomiendo que leáis el libro “Yo, Robot” de Isaac Asimov, donde ya se tratan diversos dilemas morales con robots de distinto tipo, mucho más básicos que nuestra Her. Con un ejemplo de los futuros robots os dejo aquí, y os animo a que comentéis todo aquello que el tema os puede sugerir. Un saludo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s